miércoles, 5 de agosto de 2009

LASPUÑA (HUESCA)






Laspuña es un municipio de la comarca de Sobrarbe, en el Pirineo aragonés. Lo componen las poblaciones de Laspuña, Ceresa, El Casal y Socastiello y tiene 280 habitantes.

Laspuña se encuentra enclavada en una suave pendiente de la Peña Montañesa hacia el río Cinca; un inigualable mirador del macizo de Monte Perdido.

No están del todo claros los orígenes de la localidad, sabiendo que en época romana si podemos atestiguar asentamiento en la zona gracias a los restos de un pilar perteneciente a un puente que cruzaba las aguas del Cinca. Más adelante conocemos el paso de visigodos, árabes y, finalmente, cristianos, siendo en la época medieval donde aparece por vez primera la actual denominación del pueblo como Laspunya.

Con el paso de los años su casco urbano ha ido modificándose sin perder por completo las características y la esencia de la arquitectura popular de la zona, encontrando interesantes elementos constructivos en muchas de sus construcciones.

Dentro del término municipal de Laspuña, bajo la carretera de Ceresa a San Lorién y Torrolisa, y lindando al Sur y al Oeste con el término municipal de El Pueyo de Araguás, se encuentra una propiedad del Ayuntamiento de Laspuña compuesta por la Ermita y Fuente de Fuente Santa, una antigua vivienda que lo fue del santero encargado del cuidado de la propiedad, de otro pequeño edificio que fue gallinero y palomar, y de una extensión de más de tres hectáreas, formado por bancales aterrazados que en su día constituyeron una huerta feraz.
A la fuente se le atribuye un origen milagroso, producido por San Victorián en una de sus peregrinaciones por esta comarca. Tanto es así que la zona ha sido centro de peregrinaciones y romerías, en épocas de grandes sequías, de gentes venidas de todos los alrededores e incluso de lugares más alejados

El descenso de Navatas es una actividad que se recuperó en los años 80, es una actividad de un gran interés etnográfico pero también tiene un marcado carácter festivo y reivindicativo de las tradiciones populares del Pirineo.

El transporte por carretera y la construcción de los embalses en el río Cinca hace que en los años 50 y 60 desaparezca la tradición de transportar por el río la madera recogida en los bosques pirenaicos. En las orillas del río Cinca se ataban los troncos de madera formando balsas llamadas ‘navatas’ sobre las que los hombres descendían el río hasta Tortosa en el delta del Ebro.

Para mayor conocimiento sobre esta pintoresca actividad económica y hoy lúdica, Laspuña cuenta con un eco museo formado por diferentes paneles interpretativos que van, desde el pueblo hasta las orillas del río, concluyendo con una gran maqueta de una navata.
Y para completar podemos visitar el Museo de las Navatas y la Madera, donde contemplaremos toda clase de objetos relacionados con la explotación de la madera, así como diferentes modelos de navatas y sus usos.

Laspuña cuenta con un sugerente escaparate de servicios, ofreciendo al visitante la posibilidad de alojarse en su hostal o en atractivas viviendas de turismo rural.

Fiestas: En mayo, se realiza una romería a la ermita de la Fuensanta. En ese mismo mes celebra el descenso internacional de Navatas. Las fiestas mayores son el 21 de Septiembre en honor de San Mateo.(ftes y textos ver links)

No hay comentarios:

Publicar un comentario