sábado, 21 de agosto de 2010

CHISTES PARA EL FIN DE SEMANA

Un hombre mete su cabeza en una peluquería y pregunta:

- ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor y le dice:
- Como 2 horas.
Y el hombre se va. Unos días después el mismo hombre vuelve a la
peluquería
y desde la puerta le pregunta al peluquero: - ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor de la peluquería y dice:
- Como tres horas.
Y el hombre se va. Una semana después el mismo hombre vuelve a la
peluquería
y desde la puerta le pregunta al peluquero:
- ¿Cuánto tiempo le falta para que me pueda hacer un corte de pelo?
El peluquero mira alrededor de la peluquería y dice:
- Como hora y media.
Y el hombre se va. El peluquero mira a un amigo que estaba en la
peluquería
y le dice:
- Oye, Bill, por favor sigue a ese hombre y ve a donde va. Él
siempre
viene,
pregunta en cuánto tiempo le puedo hacer un corte de pelo pero
después
nunca
regresa.
Un tiempo después, Bill vuelve a la peluquería, riéndose
histéricamente.
El peluquero le pregunta,
- Bill, ¿a dónde fue el hombre después de pasar por aquí?
Bill, con lágrimas en los ojos de tanto reirse, le dice:
- ¡¡¡¡¡¡A tu casa!!!!!!


Doctor, tengo complejo de fea.
De complejo nada.



Doctor, mi hija no se encuentra bien.
Dígame, ¿su hija esputa y excrementa?
Mi hija es puta, pero no escarmienta.


Un tío en un prostíbulo le pregunta a la "madame":
Cuanto cuesta aquí acostarse con una mujer?
Depende del tiempo.
Bien... digamos que llueve...
/Iñaki,el vasco
Iba Iñaki, de Bilbao, paseando por Madrid, cuando al pasar por la Torre Picasso, ve un incendio enorme en el piso 42. Los ascensores bloqueados, las escaleras también, y la gente en la azotea chillando
“¡Vamos a morir!”.
Iñaki les grita:
* ¡EEEEH! ¡Venga, tiraros que yo os cojo, pues!
Y los de arriba:
* Ese tío esta loco, ¿cómo nos va a coger?
Y uno de ellos dice:
* Pues yo me tiro, me da igual morir quemado que estampado contra el suelo.
Le hace una seña a Iñaki y se tira. Iñaki, por supuesto, lo coge y lo deja en el suelo intacto. La gente lo ve y se empieza a tirar, e Iñaki los va cogiendo. De pronto se tira un negro e Iñaki se queda mirando y no lo coge. El negro se queda convertido en un sello de Correos contra la acera, e Iñaki dice:
* ¡Oye, que digo yo que, si dejáis de tirarme los quemaos, pues que acabaremos antes, hostia!.
Bueno amigos espero no ofender a nadie que paseís un buen fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario