martes, 5 de octubre de 2010

A REIR UN RATO

Uno de gitanos...
Dos gitanos, hijo y padre, hablando:

-A ver hijo, si en un melonar hay 500 melones y nos llevamos 250, qué nos queda?.
-Pos otro viaje papa./Dos amigos hablando:
Pues esta mañana me encontraba tan mal, que decidí suicidarme tomando 1.000 aspirinas.
¿Y qué pasó?
Me tomé la segunda, y me encontré mejor.



Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y vos de qué moriste?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
¡Cabron!!, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!




Dos obreros de la construcción conversan durante el almuerzo:
¿Sabes quién es Miguel de Cervantes?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Al día siguiente, el primero vuelve a preguntar:
¿Sabes quién es Albert Einstein?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Otra vez, siguiente día, el mismo obrero pregunta:
¿Sabes quién es Karl Marx?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Entonces el otro, ya harto, le dice:
Y tú, ¿sabes quién es Pedro Toro?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Es el tipo que se acuesta con tu mujer, mientras vas a la nocturna.







Estaba una pareja durmiendo, de pronto la mujer escuchó un ruido en la entrada y se levanta asustada diciéndole a su pareja:
Levántate que ha llegado mi marido.
El hombre se levanta apresurado, cuando se logra poner el pantalón se tira por la ventana tratando de escapar, a los cinco minutos regresa al cuarto donde estaba la mujer y le dice:
¡Hija de puta, si tu marido soy yo!
__________________
/Una bella mujer disfrutaba una tarde compartiendo cocteles con sus amigas cuando de pronto Jaime, un hombre sexy, alto, guapísimo cuarentón entra al bar.

Era tan atractivo que ella no podía quitarle los ojos de encima.

Este maduro y pícaro rompe corazones nota inmediatamente a la bella dama con su mirada persistente y va directamente hacia ella. Antes que ella se disculpara por su indiscreción, el se le acerca y sensualmente le susurra al oído, “Hare absolutamente lo que tú me pidas, por muy descabellado que sea, por 20 euros solo con una condición…”

Sorprendida pero intrigada, la mujer le pregunta cuál es su condición.

El hombre le responde, “Tienes que decirme lo que quieres que yo te haga en solo tres palabras.”

La mujer considera la propuesta por unos segundos y, lentamente, saca el billete de su cartera y se lo coloca en la mano del hombre junto con su dirección. Se le queda mirando con pasión a los ojos tratando de esconder su excitación y muy suavemente le dice…


“Limpia mi casa”
/Bueno amigos aqui os dejo unos cuantos un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario