sábado, 15 de enero de 2011

CHISTES PARA EL FIN DE SEMANA

Meteorologo.
Los indios de una remota reserva preguntaron a su joven y nuevo Jefe:

¿¿¿El próximo invierno será frío o apacible???

Dado que el joven jefe había sido educado en una sociedad moderna...,
no conocía los viejos trucos indios.

Así que, cuando miró al cielo..., se vio incapaz de adivinar qué coño iba a suceder con el tiempo...

De cualquier manera, para no parecer dubitativo, respondió:

El invierno será verdaderamente frío, y los miembros de la tribu
deben recoger leña para estar preparados.

No obstante, como también era un dirigente práctico, a los pocos días tuvo la idea de telefonear al Servicio Nacional de meteorología.
-¿El próximo invierno será muy frío? - preguntó.

-Sí, parece que el próximo invierno será bastante frío
- respondió el meteorólogo de guardia.

De modo que el jefe volvió con su gente y les dijo:
Deberéis juntar todavía más leña, para estar aún más preparados.

Una semana después..., el jefe llamó otra vez al Servicio de meteorología y preguntó:
-¿Será un invierno muy frío?
-Sí -respondió el meteorólogo- va a ser un invierno muy frío.

Honestamente preocupado por su gente, el jefe volvió al campamento...
ordenó a sus hermanos que recogiesen toda la leña posible,
el invierno iba a ser verdaderamente crudo.

Dos semanas más tarde..., el jefe llamó nuevamente al Servicio Nacional de Meteorología:-¿Están ustedes absolutamente seguros de que el próximo invierno será muy frío.
-Absolutamente, sin duda alguna - respondió el meteorólogo -
va a ser uno de los inviernos más fríos que se hayan conocido.


-¿Y cómo pueden estar ustedes tan seguros...?

¡¡¡Coño..., porque los indios están recogiendo leña como locos!!!
/Una señora desagradable, fea, ácida, con mala hostia, cara rencorosa entra en una tienda con sus dos niños.
Les grita, insulta, regaña, estruja y tironea sin parar.

El encargado de la recepción se dirige amablemente a ella y le dice:

- ¡Buenos días señora, bienvenida a nuestra tienda! Tiene usted dos hermosos niños, ¿son gemelos?

La malvada señora deja un momento de gritar y con una mirada entre agria y burlona responde al encargado:

- ¡Por supuesto que no! El mayor tiene 9 años y el otro 7. ¿De dónde coño saca usted que podrían ser gemelos? ¿Es usted ciego o estúpido?

Responde el encargado:

- No señora, no soy ciego, ni estúpido... ¡simplemente no puedo creer que a Usted se la hayan follado dos veces!
/El inventor de la Harley-Davidson
Arthur Davidson, murió y fue al cielo.

Al llegar a las puertas del cielo, San Pedro le dice:
- Hijo mío, como fuiste un buen hombre y tus motos cambiaron al mundo, tu premio es poder encontrarte con quien tu desees.
Arthur pensó un poco y después dijo:
- ¡Quiero encontrarme con Dios!
San Pedro llevó Arthur hasta la sala del trono y lo presento ante Dios.
Dios reconoció a Arthur y le dijo:
- ¿Entonces fuiste tu que inventaste la Harley-Davidson?
Arthur respondió:
- Es verdad fui yo…
Dios comentó:
- No fue una buena invención…
- Es un vehículo inestable, ruidoso y contaminante. De mantenimiento complicado, alto consumo…
Arthur molesto con los comentarios replicó:
- Discúlpeme, ¿pero no fue el Señor quien inventó a la mujer?
- Si, fui yo. Respondió Dios.
- Bien, aquí entre nosotros, de profesional a profesional, su invención no fue nada feliz.
- La suspensión delantera es muy inestable.
- Es muy ruidosa y habladora en altas velocidades.
- En la mayoría de los casos, la suspensión trasera está floja y vibras además.
- El área de entretenimiento está localizada demasiado cerca de la de reciclado.
- Y los costos de mantenimiento son exorbitados.
Dios meditó y respondió:
- Si, es verdad mi invento tiene defectos, pero de acuerdo con los datos que dispongo, hay muchos más hombres montados en mi invento que en el tuyo…
/Ciego
Un hombre ciego entra en un bar de lesbianas por equivocación.

Se las apaña para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en el taburete le grita al camarero:

- Eh, tu, ¿te gustaría oír un buen chiste de rubias tontas?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y áspera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, señor, y en atención a su minusvalía física que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas:

1. Que la camarera es rubia,
2. que el portero del bar es una mujer rubia,
3. que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cinturón negro de karate y tengo el pelo rubio,
4. que la mujer que esta conmigo es policía y es rubia
5. y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es desguazadora y también es rubia.

Y ahora que sabe eso, piénselo cuidadosamente: De verdad ¿todavía quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:

- Naaa... Pues no lo cuento... ....... Paso de tener que explicarlo cinco veces!
Bueno amigos espero haceros reir un rato buen fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario