lunes, 13 de junio de 2011

UN POCO DE HUMOR PARA EMPEZAR SEMANA

¿Infidelidad?
La mujer llega pronto a casa y encuentra al marido en la cama de matrimonio haciendo el amor con una joven despampanante!!!
- ¡Desgraciado, infiel, mal nacido!, ¿como puedes hacerme esto a mi, a la madre de tus hijos, a tu abnegada esposa?, !Quiero el divorcio!
- ¡¡Espera un momento cariño, te juro que hay una explicación!!
- Mmmmm…bueno, pero rápido, no se como voy a poder confiar más en ti.
- Esto es lo que pasó.
Volvia a casa cuando vi a esta chica que hacia dedo. La vi tan indefensa que accedí a llevarla. Noté que estaba muy delgada, mal vestida y sucia y me contó que hacia tres dias que no comia.
Me compadecí, la traje a casa y le recalenté los macarrones que te preparé anoche y que no comiste porque engordan….la pobre chica los devoró.
Luego, como estaba muy sucia, le dije que se bañara, mientras lo hacia noté que su ropa estaba hecha polvo, asi que se la tiré a la basura y para que se vistiera le dí esos tejanos que hace años que no usas porque te hacen bolsas, la blusa que te regalé para el aniversario y que no usas porque no tengo buen gusto para elegir ropa, el sueter que te regaló mi hermana para Navidad y no usas para molestarla, y las botas que compraste en esa zapateria de lujo y que nunca más te pusiste desde que tu amiga se compró unas iguales. Al final la pobre se iba agradecida y contenta y la acompañé a la puerta, se volvió y con lágrimas en los ojos me preguntó:
-Hay algo más que tu esposa no use ?????/ matrimonio......20 años casado
Una mujer se despierta durante la noche y descubre que su esposo no está en la cama. Baja las escaleras en busca de su marido, lo encuentra sentado en la cocina, con una taza de café en la mano

Él parece ensimismado en sus pensamientos, mientras fija su mirada en la pared.

Ella observa que le cae una lágrima de un ojo, mientras bebe un sorbo de café.

- ¿Qué te sucede, querido?, - le susurra, mientras entra a la cocina -, ¿porqué estás aquí a estas horas de la noche?

El marido deposita la taza de café sobre la mesa, la mira y le pregunta en un tono solemne:

- ¿Recuerdas 20 años atrás, cuando nos comprometimos, que tu sólo tenias 16 años?

- Sí, lo recuerdo como si fuera ahora.

El marido hace una pausa. No le vienen las palabras fácilmente…

- ¿Recuerdas cuando tu padre nos pilló haciendo el amor en el asiento trasero de mi coche?

- Sí, me acuerdo, dice la esposa dejándose caer en una silla a su lado.

El marido prosigue:

- ¿Recuerdas cuando me apuntó a la cara con la escopeta y me dijo: “te casas con mi hija, o te envío a la cárcel por 20 años”?

- También me acuerdo de eso, le contesta ella con voz suave...

El marido se seca las lágrimas de la mejilla y dice:

- ¡¡¡Hoy hubiese salido libre...!!!
__________________/¿Que apostamos?
Han llamado a un tio para que vaya a revisar su declaracion de la
renta. Cuando entra en la oficina, el inspector le dice :
- Pues vera, es que a usted le ha salido negativa, y sin embargo en
nustros archivos consta que usted tiene quince pisos en Madrid y numerosas
acciones de todo tipo, asi que pensamos que tiene que haber algun error.
- No, que va, señor inspector, lo que ocurre es que todo ese dinero
me lo he ganado apostando.
- Apostando ? Venga ya ! Pero si el año pasado se compro usted un
yate que ni el Kashogi !
- Que si, que si, que lo he ganado todo apostando. Mire, se lo
explicare con un ejemplo. Le apuesto cincuenta mil pesetas a que me muerdo
un ojo.
- Pero hombre, eso es imposible !
- Que si, venga, apuesta ?
- Pues bueno, ganare cincuenta mil pesetas.
Entonces va este tio, se saca un ojo de cristal y lo muerde, asi que
el inspector le paga las cincuenta mil pesetas.
- Bueno, esto me parece muy bien, usted se puede ganar un dinerillo
de vez en cuando con este truco, pero no pretendera usted justificarme esta
cuenta bancaria de quinientos millones de pesetas con una cosa asi.
- Ya, pero es que hago muchas apuestas y... mire, por ejemplo, le
apuesto cien mil pesetas a que me muerdo el otro ojo.
- Pero hombre, eso si que es imposible, usted no es ciego, asi que no
puede tener otro ojo de cristal; pero si quiere, yo voy con la apuesta.
Entonces va el tio y se saca la dentadura postiza, se la lleva hasta
el otro ojo y se lo muerde. Y el inspector le paga las cien mil pesetas.
- Pero mire, de todas formas yo no me creo que con estas cosas usted
haya podido construir estas urbanizaciones en Mallorca; usted no puede ganar
tanto a base de apuestas.
- Que si, de verdad, todo depende de la cantidad de dinero que
apostemos. Por ejemplo, le apuesto doscientas mil pesetas a que tengo los
cojones cuadrados.
- Bueno, eso si que ya es demasiado, nadie puede tener los cojones
cuadrados, asi que le acepto la apuesta.
- Pues toque, toque.
Total, que el inspector se los toca y resulta que son normales y mas
bien redondos, asi que el tio le paga las doscientas mil pesetas al inspector.
- Pues ve lo que le digo ? Usted no puede ganar todo ese dinero
haciendo apuestas, entre otras cosas porque de vez en cuando tiene que perder.
- Ya, pero es que si se compensa... por ejemplo, ve usted a toda esa
gente que se esta descojonando de risa al otro lado de la ventanilla ? Pues
me he apostado con ellos un millon de pesetas a que usted me tocaba los
cojones.
Bueno amigos espero sean de vuestro agrado saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario